lunes, 21 de enero de 2013

LA SOFFERENZA DIETRO IL SORRISO

Me preguntan la diferencia entre una conversación genuina y una charla con un amigo. Para empezar, diré que hay muchos tipos de amigos y muchos tipos de conversación. Mi nariz dice que, por mucho que diga el esteriotipo, no es tan habitual ver a dos colegas que se abren emocionalmente cuando hablan de sus vidas. Es más, diría que en la mayoría de casos tanto el miedo a perder la relación como la monotonía en los contenidos que se tratan, impiden que haya una completa apertura.

En una conversación genuina hay una intención, una esperanza de que pase algo. Al contrario de lo que podría esperarse en una charla entre amigos, no hay consejos, ni objetivos, ni juicios, ni compromisos para que eso que esperamos que pase ocurra en un determinado espacio temporal. El conversador entrega el amor intentando no quedar 'objetalizado' ni expuesto al deseo del otro. Jamás debe llenar la falta del otro, porque en realidad al otro, aunque no lo crea, no le falta nada. Pues todo lo que necesita está en su interior, en su verse y saberse a sí mismo.

3 comentarios:

la seño de plastica dijo...

"Habló durante largo tiempo. Mientras se desahogaba. Vasudeva escuchaba con su cara sonrosada; Siddharta sentía que esa atención de Vasudeva era más fuerte que nunca. Notó que sus dolores y temores se le transmitían, y cómo Vasudeva se los devolvía.
Mostrar la herida a ese oyente era como bañarla en el río hasta que se refrescara la herida y el cuerpo que la padecía. Y Siddharta continuó hablando, reconociendo, confesando; cada vez se percataba que el que le escuchaba ya no era Vasudeva, ya no era aquel hombre inmóvil, que se impregnaba de su confesión como el árbol se empapa con la lluvia; ese ser inmóvil era el propio río, el dios mismo, la eternidad en persona." SIDDHARTA de Hermann Hesse

al leer este fragmento me estremecí.
quiero compartirla contigo porque estás en ese rio.

FELICES SUEÑOS, FRANCESC

Francesc Granja dijo...

Estremecedor, sí. Tanto por lo que dice como por la connotación que le das. Gracias. Gracias. Gracias.

Francesc Granja dijo...

Estremecedor, sí. Tanto por lo que dice como por la connotación que le das. Gracias. Gracias. Gracias.