miércoles, 2 de enero de 2013

FLUIR EN EL SUFRIR

Soy de la opinión que los procesos de cambio personal no siguen ningún patrón, ni están garantizados por un tipo de terapia concreta. De la misma manera, pienso que tampoco se puede definir de antemano el tiempo que necesitan dichos procesos para darse por concluidos. Cuando alguien me pregunta qué hacer para salir del pozo me quedo sin respuesta. Creo, sinceramente, que no la hay. En esto del crecimiento personal, como en tantas otras cosas, no existe la panacea, la terapia milagrosa. Mi único consejo en estos casos es empezar por algún lugar. Un psicólogo, un coach, un libro, un taller, un reportaje. Y, a partir de ahí, ir explorando. Con el prueba-error o con el consejo de algún amigo que hable bien de sus experiencias en el terreno del auto conocimiento, el caso es ir acumulando reflexiones acerca de quienes somos, por qué hacemos lo que hacemos y por qué sentimos lo que sentimos.

Llegará un momento en que, a raíz de una frase del coach o del terapeuta o a raíz de un pensamiento propio, nos dará un vuelco el corazón. Es el 'click terapéutico', el resentir, como dice Christian Flèche. Un momento mágico que nos indica que hemos tocado hueso, que hemos dado con el origen de nuestros sinsabores cotidianos. A partir de ese instante, desaparece la sensación tan angustiosa que nos corroía en el pasado cuando queríamos enderezar nuestra vida y no teníamos ni puñetera idea por dónde empezar. Es en ese click donde se abre la página del cambio personal.

5 comentarios:

sonixmatrix dijo...

Uff... I on és l'interruptor?

Francesc Granja dijo...

sonixmatrix, doncs, com diu post, en la màgia de la recerca interior, en el fruir en el patir.

sonixmatrix dijo...

I know... Seguirem doncs buscant l'interruptor!
Màgia, what a nice word!
Gràcies, m'ha encantat aquest post! Clar i concís...
Bon any!!

Anónimo dijo...

Ningú té "la resposta" d'on és el l' interruptor, tot i la gran paradoxa en que vivim envoltats d'informació de molt fàcil accés. Tot el meu entorn està carregat de senyals indicadores, però jo sovint no les veig. Llavors tanco els ulls, de vegades ploro, de vegades prego, de vegades somric desde dins i quan obro els ulls, la primera paraula que em vé al cap és : gràcies !, llavors començo a fer el que el dia té per a mi i tot d'un plegat cada moment té sentit i em poso contenta

Francesc Granja dijo...

Anónimo, efectivament, de vegades, quan no ens trobem gaire bé, o estem neguitosos per alguna cosa, una solució és, com dius, abandonar-se una mica, o un tot, i sortir al carrer sense saber molt bé cap on aniran les nostres passes o què ens portarà el dia.