jueves, 3 de enero de 2013

FLUIR EN EL SUFRIR (2)

En más de una ocasión he presenciado ese mágico momento en el que el conversador, tras un silencio o un comentario, hace el 'click terapéutico'. A posteriori, cuando he intentado entender cuál ha sido el detonante de ese abracadabra, me he dado de bruces con una obviedad. La frase o pregunta que, supuestamente, ha servido de interruptor para iluminar el túnel interior, ya era conocida por la persona en cuestión. Ésta ya la había leído o escuchado con anterioridad. O incluso, y eso sí que es sorprendente, ya la había pensado en repetidas ocasiones. He ahí la magia a la que me refiero. Porque el 'click terapéutico' no tiene que ver con el pensar, sino con el sentir. Con el resentir.

De ahí mi empecinamiento en hablar del Amor como el mejor entorno para promover el cambio. Porque de lo que se trata es que la persona haga ese click desde el estómago, no desde la mente. Y, a mi modo de ver, una de las maneras de conseguirlo es conversar desde el Amor, desde la aceptación. En el fondo, ni el coach ni el terapeuta son los protagonistas de la película. Como dice una buena amiga, el verdadero sanador está dentro de la propia persona, que solo necesita un entorno confiable y acogedor para descubrir el lugar donde cuelga el cabo que le servirá para tejer su bienestar.

2 comentarios:

Emilio Lopez Mompo dijo...

Hola Francesc,

Me encanta el enfoque que le das a tu trabajo.

Me recuerda un poco al de Carl Rogers. El tema de la escucha sin enjuiciamiento y con aceptación, la vulnerabilidad propia, el lugar desde dónde se habla, la autenticidad o genuidad, etc.

A mí me encantan también Eckhart Tolle ("El Poder del Ahora"), autor muy conocido por lo general, y Byron Katie (The Work of Byron Katie, "Amar lo que es"), menos conocida en España pero muy potente, a mi juicio, también.

¿Los conoces? Si es el caso, ¿los utilizas en tus conversaciones genuinas (me gusta el nombre)?

Muchas gracias,

Emilio.

Francesc Granja dijo...

Gracias Emilio, conozco a Tolle y Rogers, pero no me baso en ninguno de ellos. La idea de la Conversación Genuina fue espontánea. Después he visto que John Wellwood trabaja con algo similar. Te recomiendo su libro La Psicología del Despertar.