jueves, 29 de marzo de 2012

¿DÓNDE ESTÁS CORAZÓN?


Ayer volví a ver este vídeo. Y me volví a emocionar. No es habitual escuchar a una neuróloga hablar de conciencia. Y aún es menos común hacerlo desde una experiencia individual. Me fascina la capacidad que tiene esta mujer de sacarse el traje de científica y desnudarse delante de la audiencia para describir lo que sintió. Sus lágrimas al término de su charla son conmovedoras. Testimonios así son, en mi opinión, piedras angulares para soportar y fundamentar los pensamientos de millones de personas que creemos en una dimensión espiritual y energética del ser humano. Personas que, en mayor o menor medida y con mayor o menor repercusión, hemos experimentado en algún momento esa clarividencia, esa conexión cósmica, ese esplendor, esa perfección del aquí y el ahora. Personas que, como Jill Bolte Taylor, hemos abrazado una parte muy íntima y exclusiva de nuestra condición que ha revolucionado la manera en que nos percibimos y recibimos a los demás. Personas, en definitiva, que venimos de pasar la noche en la Casa de la Razón y nos hemos despertado en un paraíso llamado Conciencia.


P.D. El vídeo tiene opción de subtítulo en español.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Això és extraordinari, Francesc. He vist el video i reveuré en altres moments, n'estic segura. Coses com aquestes et recorden de nou, tot allò que No vols oblidar, però que sovint es difumina en el tarannà del dia a dia.

Francesc Granja dijo...

Anónimo, aquests testimonis són or pur pels qui creiem en la dimensió energètica de l'èsser humà. Gràcies pel comentari.