miércoles, 8 de febrero de 2012

NOW


Ramón Bayés, profesor emérito de la UAB, habla en una entrevista, entre otras muchas cosas, del tiempo. Dice este octogenario catedrático que, en términos psicológicos, no existe ni el pasado ni el futuro, sino el presente de las cosas pasadas, el presente de las cosas presentes y el presente de las cosas futuras. Es decir, sólo hay presente. Nadie ha vivido en el futuro y nadie ha sido capaz de cambiar el pasado. Sin embargo, nos empeñamos a condicionar nuestra vida con los eventos que ocurrieron antaño y con las expectativas que hemos puesto en los objetivos venideros. Pasamos gran parte de nuestra vida pensando en lo que nos preocupa, no en ocuparnos de nuestro momento presente, en el presente de las cosas presentes. 'Es el aquí y el ahora' -dice el profesor.

La gran pregunta -que también la hace el entrevistador- es cómo se consigue este 'vivir en el hoy'. Y aquí el profesor diluye su respuesta. Y lo hace, a mi entender, por que es una pregunta que tiene tantas respuestas como seres humanos habitan el planeta. Para empezar el 'vivir en el aquí y el ahora' es un concepto que se define de forma individual y eso es así porque, más que un concepto mental, es un concepto emocional. Que se tiene que sentir. Y ese sentimiento es único y exclusivo de cada uno. Además, lo que hace difícil responder a la pregunta es que ese 'cómo', esa forma de alcanzar el 'mindfullness' también es individual. Exclusivo. No hay normas, ni panaceas, ni trucos. Lo que me sirve a mí no tiene por qué servirle al otro. De ahí la dificultad en dar con la clave.

2 comentarios:

Ezequiel dijo...

Hola Francesc, hoy conocí tu caso, tu historia de vida y no dude 1 minuto en compartirla al sentirme lleno. Lleno de admiración.
Hoy leí tu blog y lo poco que he leído me gusta, decirte que eres un ejemplo de que las cosas se pueden lograr, que la felicidad depende de cada uno...
Que mas decirte, solo que un lector estará aqui esperando para seguir leyendo.
Una abraçada.
Ezequiel

Francesc Granja dijo...

Ezequiel, gracias por tu comentario. Y por tu visita a este rincón.