lunes, 31 de octubre de 2011

QUALSEVOL NIT POT SORTIR EL SOL


La mujer está casada y hasta hace poco vivía en la más cómoda de las tranquilidades. El trabajo, la familia y sus aficiones completaban su horizonte cotidiano. De pronto, un encuentro profesional con un desconocido revoluciona su status quo y le abre en canal las compuertas del alma, desencadenando un sinfín de emociones desconocidas para ella. 'Estoy desconcertada -me confiesa-, rota por dentro.'

Respira con dificultad y llora con ligereza. Ciertamente está agitada, desorientada. Intento escuchar y acoger su conmoción para poner en palabras algo que es irreproducible. Ninguno de los dos utiliza el adjetivo (mal)bendito, pero ambos sabemos de qué estamos hablando. 'No puede ser, no puede ser -se queja desamparada-, esto no me puede pasar a mí'.

Cuando cuelgo el teléfono deambulo entre la envidia y la euforia. Después, al pensar en mi amiga, me doy cuenta que ahora le espera un otoño efervescente en el que deberá aprender a convivir con este macabro sentimiento antagónico de amor y de culpa.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Benvingut moment !. Parles d'això?:
L'Amor que vé de dins no és un acte de voluntat, no és la posada en marxa d'un acte previament pensat, meditat i reflexionat. És excèntric, perquè certament, fa sortir el propi centre, mou el propi ésser cap alló que no és,cap a una presència que el fascina i enlluerna, però que, alhora, l'intimida i l'inhibeix. Aquest Amor és un impuls, una força indòmita dels déus, un monstre que creix a contracor i que pren dimensions majúscules, mentre la raó minva, fent-se gairebé ridícula fins a tal extrem que no pot contenir-lo, ni dominar-lo dins del seu pit.
-de: Francesc Torralba- llibre 'l'Amor que vé de dins'
L'estic llegint i el teu comentari me l'ha recordat

Francesc Granja dijo...

Efectivament. Molt bona descripció. Un sentiment involuntari que trespassa la raó i el control.

Anónimo dijo...

La historia me parece muy interesante. Es una circunstancia que también he vivido y que a veces es inevitable. Has de saltar al vacío o aprender a vivir con ello. Difícil decisión.

Francesc Granja dijo...

Tan difícil como dolorosa, sea cual sea.

Anónimo dijo...

Sin embargo hay un consuelo. En este tipo de situaciones sabes cual es el camino correcto y ojo, no quiero decir con eso que lo correcto sea ignorar el nuevo sentimiento. Sencillamente se suele saber lo que está bien y lo que no. Cuando han pasado los años y he mirado atrás, nunca me he arrepentido de hacer lo correcto, aunque me haya privado de vivencias con un gran potencial.

Francesc Granja dijo...

Anónimo, pues no sé si esta mujer sabe hoy por hoy lo que está bien o no. Lo que sí sabe es que está 'revolucionada' y que, probablemente, a raíz de este hecho, su vida y su emoción nunca volverán a ser las de antes.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo contigo Francesc, es un tema complejo y cuando nace un sentimiento no está bien ni mal, simplemente está ahí. Saber que hacer y que es lo correcto es lo complejo. Pero así es la vida y quizás hay mucha gente que sueñe con poder experimentar estas emociones pese a los problemas que conllevan.

Francesc Granja dijo...

¿Sabes lo que me pasa? Que me chirría la palabra 'correcto'. Cuando tomamos una decisión, cuando elegimos algo en nuestra vida puede que nos lleve a una experiencia negativa. ¿Significa eso que no hemos hecho lo correcto, que nos hemos equivocado? ¿Quién o qué nos asegura que nos hubiera ido mejor si hubiésemos elegido la otra alternativa?

Bien-mal, correcto-incorrecto, ... son dicotomías que, a mi entender, simplifican en exceso la riqueza y complejidad del comportamiento humano.

Gracias por tu participación.

Anónimo dijo...

Si, es posible que chirríe la palabra correcto. A veces es un concepto incómodo, pero está ahí.

Francesc Granja dijo...

“Cada uno tiene su forma; yo tengo la mía. En cuanto a la mejor manera, la manera correcta, la única manera, no existe” ~ Friedrich Nietzsche