jueves, 7 de abril de 2011

LA REVOLUCIÓN INDIVIDUAL


‘No hay nada que hacer –me dice un chico decepcionado con el rumbo que ha tomado el mundo-, no hay alternativas ni ganas de revelarse contra los abusos del sistema capitalista. La gente está dormida, embelesada con la Belén Esteban de turno.’

Mi teoría al respecto es que sí se están haciendo cosas, pero, quizás, no de la manera tradicional. En la Revolución Francesa, la gente, harta de pasar hambre, se lanzó a la calle a secuestrar a los monarcas. En Egipto, más recientemente, sin llegar al salvajismo del siglo XVIII, ocurrió algo similar para derrocar un sistema autocrático y, a todas luces, injusto. La duda que me planteaba este joven era, por una parte, si había alternativa, y, por otra, si, caso de ponerse en marcha, llegaría a triunfar.

Mi opinión es que lo que nos va a sacar de esta espiral consumista es la toma de conciencia individual. Ni marxismo, ni socialismo, ni capitalismo. Interiorismo. Es desde el despertar interior desde donde, creo, que se puede producir la revolución que tantos esperamos. La revolución de las revoluciones. Una nueva manera de cambiar las grandes cosas a base de cambiar muchas pequeñas cosas, donde Internet jugará un papel fundamental. ‘Llegará un día –le dije a este chico- que un hecho aislado prenderá una chispa en la conciencia individual de millones de personas que pondrá el mundo patas arriba.’

No hay comentarios: