viernes, 28 de enero de 2011

RECONFORTANTE


En aquel seminario oí hablar por primera vez de ‘conversaciones liberadoras’. Este término lo había acuñado Ximena Dávila, actual socia del Dr. Maturana, para explicar el método que utilizaba en sus procesos terapéuticos. Al principio no le hice caso. Estaba tan metido en el mundo del coaching que esta propuesta me pasó desapercibida. Simplemente, no tenía energía o interés para añadir nuevas aportaciones al universo de conocimiento y posibilidades que acababa de descubrir. Con los años, una vez abierta esta ventana de Hablacadabra, he recuperado los textos que quedaron en el olvido y me he dado cuenta que mi propuesta de conversaciones genuinas no es original sino que tiene su germen en el trabajo de esta terapeuta chilena. Y no sólo eso, sino que muchas de las aportaciones de este blog se alimentan de la influencia que ejerció sobre mí la figura de Humberto Maturana.

No hay comentarios: