martes, 2 de noviembre de 2010

TESTIMONIO: S. N.


Y de repente tú... justo lo que necesitaba en ese momento.

Te busqué y no me costó nada encontrarte. Desde el primer, día tú y el mar fuisteis mis maravillosos compañeros.

Hacías que me permitiera muchas cosas desde mi sentir... sentí que ser auténtica (mi gran pelea) es saber elegir, saber actuar, saber perdonar y aceptar que las relaciones enquistadas de la familia, amigos, pareja... nos influyen en nuestra capacidad de amar y recibir. Me hiciste sentir que mi alma se liberaba de la cárcel perfecta que yo había construido, me movías sin prisa, sin objetivo, sin resultados... sólo sentía tu amor y tu energía... Y eso provocó un cambio en mí.

Gracias por tu gran sabiduría y por enseñarme que nuestra alma pertenece a un alma más grande.

No hay comentarios: