sábado, 23 de octubre de 2010

TESTIMONIO: R. A.


¿Qué ha pasado con tu vida después de nuestras conversaciones?
Me promocionaron en el trabajo, acabé de hacer el duelo de la muerte de mi padre, entendí más a mi hijo y he conocido a un hombre con quien me entiendo muy bien porque acepto su amor y le puedo corresponder sin miedo. También he eliminado amistades indeseables y he sabido reconciliarme con otros.

¿Cómo te has sentido mientras hacíamos las sesiones?
En total confianza. Hace años hice dos terapias mas convencionales pero no conseguí ser sincera con ellas porque no sentía que la persona de enfrente me entendía, me escuchaba.

¿Qué que has aprendido en este tiempo?
He aprendido a confiar mas en mí, es decir, a ser más ‘yo misma’ ante los demás. He aprendido a aceptar mi lado más sensible, más frágil, a decir lo que pienso, a saber lo que quiero y a no arrastrar las cosas negativas. Creo que también escucho más y mejor a los demás.

¿Qué es lo que más te ha gustado del proceso?
La empatía, la proximidad, el dialogo... No era un monólogo, era una conversación entre dos personas que se entienden y que se aportan algo mutuamente.

¿Qué destacarías de mi 'forma de conversar'?
Aportas mucha paz, tío. El hecho de saber que lo has pasado putas y que sigues con la sonrisa en la cara, que eres capaz de mirar otras cosas más allá de tu ombligo y que quieras dedicar una parte de tu vida en querer ayudar a los demás ... no sé… Chapeau! Te quiero un montón!


P.D. Yo también te quiero R.A. por darme la confianza para escuchar tu intimidad y por enseñarme a introducir el diálogo en mis conversaciones

No hay comentarios: