martes, 19 de octubre de 2010

CON CIENCIA


Hace muchos siglos que filósofos, religiosos o humanistas hablan del poder curativo del amor. Ahora existen evidencias científicas que prueban esa creencia milenaria. El último estudio publicado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford confirma que “las áreas del cerebro que se activan cuando una persona está enamorada son las mismas que utilizan los analgésicos para reducir el dolor”.


Esta es la propuesta de Hablacadabra: utilizar la conversación para que la persona entre en contacto con el Amor; esa fuerza universal, invisible y todopoderosa que, en mi opinión, rige la parte más genuina y vulnerable de todo ser humano y tiene el poder de transformar el dolor en liviandad, la pena en alegría, la culpa en perdón y la inseguridad en determinación.

No hay comentarios: